jueves, 8 de noviembre de 2007

Escenas de la vida cotidiana...

Hola a todos,
por aquí sigo, buscando piso, concertando citas para este finde ir a ver un par de casas. La semana no da mucho de sí y el tiempo pasa deprisa, más de lo que parece. Ya es jueves y en España a estas horas estaría pensando en irme a jugar unos dardos :-D sin embargo, Milton Keynes no tiene mucho que hacer, es una ciudad que se extiende muchas millas, con un centro comercial en el medio y no ofrece mucho entretenimiento que digamos. Realmente espero mejorar este aspecto al llegar a Cambridge. Menos mal que queda poco tiempo ya... un día viviendo en Milton y trabajando en Cambridge se resume como sigue:

Los despertadores suenan a las 6.30am, me ducho, me visto, desayuno y a las 7-7.10 estoy metido en el coche en dirección a Cambridge. He comprobado estos días que cada minuto que pasa de las 7am en mi hora de partida se multiplica por dos en mi hora de llegada (hay más congestión de tráfico). El camino es: rotonda, rotonda, rotonda, rotonda, rotonda, rotonda, rotonda, motorway, rotonda, rotonda, rotonda, carretera detrás de un camión, rotonda, rotonda, atasco antes de llegar a la rotonda,rotonda, atasco número 2, rotonda, rotonda, motorway, rotonda, rotonda, atasco, rotonda, ciudad, business park de Cambridge, rotonda, i2. Por el camino escucho un 'talk show' que tiene eso, humor inglés... nada que ver con el "no somos nadie" de M80; aunque lo que oí la última vez al pasar por España, están al nivel XDD

A la empresa suelo llegar entre las 8.30-9.00 (entro a las 9.00), saludo, me preparo un café, sea la hora que sea y dependiendo de lo dormido que esté, lo cojo más o menos fuerte. Ahora estamos esta semana aprendiendo tecnologías para especificar y desarrollar un nuevo producto, así que me pongo con ello. En esto, el compañero con el que trabajo (le tengo de frente) ya se ha servido 2 ó 3 cafés y el caso es que no le he visto temblar y casi no va al baño, aún no sé cómo lo hace, porque yo cada té/café o 2, que me tomo, me levanto al baño, así que he deducido que o no tiene riñones, o su vejiga es como la joroba de un camello, con capacidad para 12 litros. La gente suele ser amable, si les preguntas algo se vuelcan en ayudarte, es de agradecer.

Llega la hora de la comida, todos dicen que es muy buena comida; yo lo resumo en que no es bazofia y no me he envenenado aún. Hay donde elegir, plato caliente o plato caliente para vegetarianos y luego un surtido de cuartos de sandwich para todos los paladares. Con el postre estoy altamente preocupado, o he enfermado o algo ha cambiado. Se pirran por el postre y yo, que me considero goloso, lo miro y sólo veo una masa de colesterol y grasa, total, que acabo comiendo fruta, que es lo más sano y la traen de países exóticos como Turquía, Brasil o España. En la comida, los temas son variopintos, desde el tema inmobiliario, que preocupa aquí también, pasando por el cine, bla, bla... total, media hora para comer. Soy el único en coger servilleta y vaso con agua, daré la nota, vale, pero también soy el único en cepillarme los dientes después de comer!! Soy rarito, supongo.

La tarde, como la mañana, con la diferencia de que me despisto un poco más, hasta que me meto uno o dos cafés. Mi compañero llevará ya otros 4 ó 5. Si tengo hambre, fruta o chocolatina pa´l cuerpo :-) Dan las 17.30h y a estas ya estaba mirando el reloj desde antes. Para disimular, me voy 5 ó 10 minutos más tarde... pero no puedo acostumbrarlos mal desde el principio. Mi jefe y mi compañero se quedan; pero he probado a quedarme 20 minutos extra y os aseguro que somos los últimos de toda la empresa.

La vuelta es como la ida a la inversa, bueno, por el mismo carril y rotondas en el mismo sentido; pero el recorrido contrario :-P suelo tardar un poco menos, la congestión está de vuelta de Londres. Sobre las 19-19.30 suelo llegar a casa y las tardes, como conté la vez pasada, con la diferencia de que tengo internet, que como no tenemos conexión al correo en la empresa, pues apetece más ponerse con ello. El día suele acabar sobre las 23h, mi cuerpo no puede más.

He de confesar que se os echa de menos y también a algunas cosas de España... aunque todo tiene su parte buena y su parte mala, ¿no? ;-)

Un abrazo a tod@s!!!

3 comentarios:

JavierL dijo...

Hola majo,
muy buena tu descripción de las escenas de la vida cotidiana, jajaja... me recuerda a mi antigua vida trabajando en los madriles, solo que en vez de comerme tantas rodondas yo cogía metros y trenes.
Por aqui tb se te echa de menos, sobre todo en las partidas de dardos, y tb a la hora de salir a correr, aunque este finde tengo una carrera en Madrid con unos compañeros del curro, entre ellos el famoso marathoniano del 26,2 NewYork.
Un saludo y ánimo.

Kiosuke dijo...

¿Pero te lavas los dientes y usas servilletas? Luego que nos ganamos mala fama, pensarán que nuestros dientes se manchan más que los suyos al comer y que somos tan sibaritas que no queremos limpiarnos en las mangas de las camisas, en fin...

Por lo menos parece que el ambiente de trabajo es bastante bueno y eso es importante.

m0rt0n dijo...

Supongo que lo más correcto es que me empiece a limpiar en la parte de abajo de la camisa, que como no está a la vista mientras estás sentado, nadie lo va a notar... y en cuanto a lo de los dientes, masticaré un diente de ajo después de comer para disimular los malos olores.
Gracias por el consejo!!

Un abrazo!!